Tejiendo el tejido

TRAL

El viernes de la semana pasada, el 1 de marzo y el lunes 18 tuvimos las sesiones de orientación de #TRAL. Fue un inicio emocionante donde la moderación de la sesión del primer día estuvo a cargo de Diego Leal y del segundo día a cargo de Daniel Jiménez; esta última con algunos demonios entrando a l red y haciendo que Daniel saliera, siempre para volver a entrar. En todas las ocasiones que Daniel salió, Diego entró al quite y la coordinación que tuvieron pareció planeada o, dicho de otra manera más fiel a lo sucedido, nos fuimos dando cuenta del valor y fuerza de hacer juntos.

El tema de estas sesiones fue  el mismo (se hicieron dos para ofrecer más posibilidades a los participantes del TRAL), y consistió en reflexionar sobre el sentido de tejer redes de aprendizaje para, así, poder vislumbrar el reto que tenemos por delante; en fin, para poder decir qué es y en qué consiste #TRAL. Durante la segunda sesión estuve colgado de los alambres, es decir, de lleno en el twitter. Lo que sigue es un relato de esta experiencia “twittera”, Un relato para el que extraje frases de Daniel, el moderador, Diego que jugó tiros de tres barandas, Enith, Dielmer, Machi, Eduardo, Ravsirius, Karina, Nestor, Paola y Nancy. Extrañé a Luz (aunque aparece en alguna frase que debió decir). Espero que me de la vida para seguir haciéndolo.

Antes de la sesión hubo “calentamiento”: se anunciaba ¡tuit!  ¡tuit!  ¡tuit! que participaríamos más de 600 personas que imaginamos una posibilidad: aprender en red, vivir la experiencia de propuestas de aprendizaje abiertas, propias y adecuadas al contexto de red, ya para entonces empezaron las publicaciones en los blog y el “camión mezclador” comenzó a aglutinar las diversas perspectivas con vocación de futuras conversaciones enriquecedoras, principio del tejido de la red. Los cantos de pájaro hicieron “su agosto”, anunciaron el gusto de compartir y la inminencia de la sesión, esto segundo con vehemencia. #TRAL ya contiene para entonces inicios de tejido, inicios de red.

La sesión dio inicio y apareció la foto del moderador y el gusto de participar en una experiencia vivificadora que reúne tantas personas de 19 países con ánimo de compartir experiencias de aprendizaje y tejer redes.

Y, entonces, llega una pregunta difícil… sí, aquella por lo que el aprendizaje es. Realmente no lo sabemos, pero arriesgamos aproximaciones, en todas ellas hay una connotación de cambio y de transformación, el aprendizaje implica otro modo de ver las cosas del mundo y, por lo tanto, en el aprendizaje está la creación de otro mundo, me recuerda el fabuloso libro de Clarice Lispector: Aprendizaje o el libro de los placeres. Más adelante descubrimos que no basta con el cambio de mirada, aprender contiene también un nuevo saber hacer y hacerlo en varios contextos. Es caminar, implica movimiento y construcción: reflexión de experiencias significativas.

Y la red, ¿cómo se hace? Nos aventuramos: una red se hace de conexiones de personas y de objetos, es un entramado sociotécnico, un entrelazamiento de historias; así pues, una red se hace de conversaciones y actuaciones varias. y, por eso, es necesario dedicarle tiempo con el ánimo puesto en la construcción de confianza entre las personas, lo que hará posible perfilar intereses y el cultivo de aquello que se comparte, que es gusto común. Por todo esto, pues, la tarea de #TRAL empieza por interactuar con otros hasta descubrir otros sentidos de la proximidad, otros modos de ser cercanos, lo que resultará en la construcción de una red que es rede de redes.

En todo esto hay nuevas prácticas y nuevos hábitos, uno de ellos creemos que consiste en la explicitación del Ambiente Personal de Aprendizaje. El APA lo entendemos como la base que sustentará el tejido, desde donde uno empieza a caminar, llegando a donde uno quiera, definiendo el tipo de tejido quiere hacer, porque también en las redes humanas hay diversos tipos de tejido.

En #TRAL es importante darnos cuenta de los modos en que hacemos visibles nuestros aprendizajes. No es difícil ver que este hacerlos visibles contiene una expresión de uno mismo. en la red, logramos muy distintas narrativas en diversos medios. En Internet empleamos diversas plataformas para crear y difundir estas narrativas, y nos preguntamos si hay una expresión más adecuada que otra según el contexto?

ASí pues, #TRAL busca ayudar a visibilizar el aprendizaje y contribuir al aprendizaje de otros. Los blog son un medio para hacer esto. El blog, el APA y la tarea permanente de tejer redes nos ayuda a encontrar nuestra propia voz y hacerla viva: sacar la voz. Al descubrir la propia voz nos encontramos en el camino de la autonomía, dispuestos a confrontarnos con lo opuesto, a vivir y buscar la diversidad.

Ah! Pero cuidado, la corriente que trae el rio de información en #TRAL es grande y fuerte, por eso la sugerencia es ir poco  poco, crear una red pequeña de personas a quienes leo y que me leen y, para ello, es preciso seleccionar pacientemente la información con la que nos vamos encontrando.

Aquí hago un paréntesis, porque esto que sigue no es del flujo de tuits, sino de la mesa de ayuda de hoy, viernes 22, por la mañana. Alex Rodríguez pregunta cómo valoramos la calidad de un blog. Y los presentes descubrimos que no es una pregunt fácil. Intentamos una posible respuesta. Nos quedamos con que la calidad, en el sentido en que se  hace la pregunta, tiene una clara referencia personal, por eso lo primero es darnos cuenta de si nos gusta o no. Entonces ya podemos imaginar otros indicadores: ¿me mueve? es practicante del tema del que habla o no, ¿remite a otras fuentes? ¿a fuentes opuestas con quien dialoga? ¿hay una buena práctica de la expresión? (fin del paréntesis).

En fin, tejer redes implica dotar de sentido las señales que transitan por las conexiones, por eso, volviendo al inicio, #TRAL se trata de trascender barreras y límites (neuronales, conceptuales, sociales) a través del tejido de redes humanas.

TRAL, aventura que vale la pena

…nunca la vida es nuestra, es de los otros,
la vida no es de nadie, todos somos
la vida —pan de sol para los otros,
los otros todos que nosotros somos—,

Octavio Paz en Piedra de sol

Ya pronto iniciamos #TRAL, una experiencia que convoca al tejido de redes, en principio de todo tipo, en particular, de redes académicas. Tejer redes es asunto de pescadores. De entre mis recuerdos encuentro a los pescadores del Lago de Chapala, cuando aún estaban por cualquier rivera de ese lago, con sus redes remendando siempre los agujeros por donde, supongo, se les iban los pescados. Y me doy cuenta de que tejer redes no es una cosa que se hace y se ha terminado, sino que es una actividad permanente; sólo así podrá la red seguir teniendo sentido y, por lo tanto, uso y vida.

Me pregunto por qué hay sabores que me gustan tanto, y entre ellos recuerdo el limón con el que aderezo casi todo y que tanto me critican otros, y así otros muchos sabores que he aprendido a saborear en mi familia, con mis amigos, siempre sin darme cuenta de que junto con los otros se configuraban mis sabores preferidos, y no sólo los sabores, sino mi propia forma de degustar.

Esta semana, en uno de mis cursos, les pasé al grupo una canción y les propuse que cada quien compartiera una de su gusto. No han compartido todos, pero lo que han compartido son verdaderas obras de arte que he gozado estas dos tardes pasadas y, una vez más, me doy cuenta de que mis gustos se mueven junto con el grupo con el que estoy en relación. No significa que cambien las cosas que me gustan, sino que se amplía mi sentido y aprendo a degustar muchas otras cosas.

Algo similar sucede con lo que creo saber. Me doy cuenta de que lo que aprendo sucede porque otros me ayudan a verlo en cierta perspectiva que me hace imaginar otro mundo. Y voy entendiendo que sin esos “otros todos que nosotros somos” no seríamos, no podríamos ser. En la constitución de nuestras personas (de nuestras caras) hay siempre un nosotros.

TRAL es una invitación a seguir tejiendo las redes junto con otros prójimos cuya proximidad no siempre es geográfica, pero que es posible gracias a los adelantos tecnológicos. Tejer redes que no sólo reconfiguran nuestras caras sino nuestra convivencia, nuestros anhelos y modos de comprender el mundo según diversas perspectivas. De aquí que las redes que queremos tejer se organicen en diferentes planos, incluyendo el profesional.

Por esto es que esta invitación-aventura llamada #TRAL me emociona. Bienvenidos a ella.