Tertulia: aprender en comunidad

El lunes pasado, 6 de marzo de 2017, se llevó a cabo la Tertulia: Aprender en comunidad, organizada por Carla Sarabia, Ana ortiz (alumnas de la Licenciatura en Ciencias de la Educación) y Juan Carlos Silas (profesor del Departamnto de Psicología, Educación y Salud del ITESO).

Durante la tertulia se presentaron/conversaron cinco experiencias, las presentaciones estuvieron a cargo de María Bertely, Margarita martínez, Elena Rich, Marisol del Toro y Nancy Araujo.

Los videos de la la tertulia ese encuentran aquí:

https://youtu.be/Y7X488zGKFU

Al final de este video, los últimos cinco minutos, no se escucha la voz. El video completo de la presentación de María está en este otro:

https://youtu.be/mR5HsMiewy4

 

Por la tarde:

https://youtu.be/B_nIPs2gXdI

Excelente tertulia.

Tejidos y Deshilados

Conversación de colectivos en el marco del encuentro Tejiendo voces, el 18 de noviembre de 2015

Tejidos y deshilados

Hace un poco más de un año inició la propuesta del encuentro Tejiendo Voces por la casa común. En el marco de este encuentro, el día 17 de noviembre pasado tuvimos un encuentro de colectivos en Guadalajara al que llamamos Hilando Pensamientos, aquí está la relatoría. Encuentros similares hubo en Cuernavaca, Oaxaca y la Ciudad de México. Al día siguiente tuvimos una charla titulada Tejidos y Deshilados en la que se presentó el resultado de este encuentro en Guadalajara, junto con el trabajo de otros colectivos. Los participantes de este diálogo fueron:

Alij Anaya de la Asamblea permanente de los pueblos de Morelos
Aldabi Olvera de MásDe131
Oscar González de Unitierra
Luis Marín de la Carpa en la UAEM
Florencia González de Movilidad ITESO Y CLIT Colectivo feminista
Luisa Guerrero Voluntariado Justicia Ambiental y CLIT
Francisco Morfín del ITESO como moderador.

Las presentaciones de cada uno, en un apretado resumen fueron como sigue:

Para MásDe131 hubo un NO inicial, el que dio origen a todo lo demás. Como si estuviéramos en un lugar suspendido, una especie de no lugar, desde donde sale un gran NO gritado: No al feminicidio, No al autoritarismo, creemos que es un no que evoca el no zapatista. No nos parece casual que el entonces candidato acabara encerrado en el baño, se convirtió en desecho, en podredumbre, en mentira. Esa fue su reacción y esa ha sido su gestión: mentiras. Las mentiras en las que nos hacían grupos de choque hasta que salimos con el video y nuestras credenciales.

Ahora estamos frente a la necesidad de hacer una nueva política en donde el apartidismo aparece como algo indispensable; así como el desarrollo de la capacidad de imaginar y sentir. Estamos en un momento en que todo poder político en México es cuestionado por sus afanes de poder absoluto.

Vimos en el medio oriente un despertar, también nos parecía verlo en México, en Brasil, ¿qué pasó con las primaveras, fracasaron? Quizás son otra manera de tomar conciencia, una manera de ser libre y hacer lo deseado en libertad y con otros.

MasDe131 se ha vuelto un replicador de injusticias y movimientos en el país: Ensenada, San Quintín, Ayotzinapa, Cherán, etcétera. Estos son referentes de lo que sucede en el País. Ahora tenemos en puerta el proyecto de convertirnos en un diario. En algunos países se dicen Podemos, lo nuestro es un Somos.

El proyecto la Carpa fue presentado por Luis Marín. El inicio se ubica cuando un grupo de alumnos empezó a comprar café y se dieron cuenta de que al hacerlo dejaron fuera a los intermediarios. Después quitaron los vasos desechables. El café lo hacían en el pasillo y tuvieron que tomar un lugar porque los acusaron de ambulantaje, se consiguieron una carpa de acero; y el proyecto  tomó nombre: La Carpa. Se sumaron otros compañeros a vender otras cosas, y se convirtió en comercio justo y a precio accesible. Eso nos fue convirtiendo en un colectivo juvenil.

para esta fechas ya se sumaron otras facultades a través de la asamblea facultativa.  Se nos instaló una especie de democracia en nuestro proceder. Nos preguntamos qué tan chida puede ser cuando  vemos que las facultades funcionan como islas, con sus propios lenguajes.

Hilando Pensamientos fue presentado por Florencia González y Luisa Guerrero, de Guadalajara. Hilando Pensamientos fue un encuentro en el que se convocaron colectivos de toda la ciudad para imaginar las cosas que podríamos hacer juntos. Nos sorprendió la polifonía y vimos que es bueno no querer unificar las voces. Fue, pues, un coloquio de colectivos con la idea de fondo de Tejiendo Voces: intentar ponernos de acuerdo en hacer algo juntos independientemente del sentido que tenga para cada quien, es decir, ver si podríamos llegar a acuerdos en común. Los colectivos fueron presentando lo que quieren, encontramos en estas presentaciones  muchas experiencias, muchas maneras en las que cada uno quiere cambiar su ciudad, donde lo de cada quien es importante. Después de las presentaciones nos reunimos en tres mesas: la que trabajó el tema de lo multicultural y la diversidad, la que conversó sobre comunidad y convivencia y la que trató el tema de la sustentabilidad. Una clave del encuentro fue ir encontrando empatía con el otro, con su lucha.

Por la tarde, tres académicos, Arturo escobar, Rossana Reguillo y Oscar Castro, hablaron de lo que encuentras en lo que dijeron los colectivos, para después pasar a tomar acuerdos. El principal acuerdo fue continuara con el esfuerzo de comunicación y conversación en aras de ir logrando un entramado de colectivos para mejorar la vida en la ciudad.

La Unitierra fue presentada por Oscar González, la presentación la harían unos quince, pero fue difícil movilizar a todos. en la Unitierra se preguntan  qué significa eso de tener voces, suena bien, pero desde dónde lo sentimos en Oaxaca.  Aprendemos de los tejedores de Teutitlan del valle, de las tejedoras de Chiapas, ambos grupos nos dicen que lo primero es pensar el telar, y nos afirman que  prepararlo es una chinga. entonces nos preguntamos qué es lo que nosotros tenemos que preparar, cuales cosas van antes de hacer qué. Al sabero podemos ya  buscar las herramientas, es entonces cuando podemos decir que sentir los colores es convivial, es una experiencia de vida, nos permite Imaginar el tejido.

Tenemos aprendizajes, voces y resistencias.

La Unitierra tiene que ver con dos veredas. Una son las ideas de Illich,  en el Cidoc. La otra vereda es la de los pueblos indígenas. Promueven el aprendizaje en colectivo, al hilarlo, de a poco a poco, sin presiones de tiempo, viene la práctica: Son cosas que sirven a la vida. Por ejemplo, un semillero cooperativo puede ayudar para la revuelta cotidiana.

También tenemos seminarios, son caminos por la autonomía donde dejamos que la palabra fluya, es una charla entre amigos, invitados de cualquier lugar en donde creemos que es bueno que el otro pueda plantear su error. Tejer aprendizajes nos lleva del sustantivo al verbo.  La educación de calidad es un sustantivo, aprender es el verbo. Nos preguntamos por las claves para tejer resistencia ¿Cómo lo vamos a hacer para que esto dure?

Alij es miembro de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos. Aunque habla a título personal, sabe que él mismo, como cada uno de nosotros es una construcción colectiva. En la Asamblea hay dos ejes que se trabajan y alientan de manera contínua, por una parte está la resistencia: resistir es parte de la vida cotidiana en los pueblos de esta Asamblea. Por la otra parte, la búsqueda incansable de la autonomía, siempre a costa de muchas entidades que no la desean y la entorpecen, particularmente la de Gobierno y la de los grupos criminales.

Otras educaciones

Mineral de Pozos
Mineral de Pozos

Hoy por la mañana, en el Colegio de Jalisco, María Bertely tuvo una presentación con el título “El sentido ontológico o el para qué de las Otras educaciones”, en la que habló desde la referencia de la educación intercultural como un campo de confrontación ético-político. un campo que es inestable y que nunca acaba de quedar fijo; pero que aún  así, siempre tiene una referencia situacional y contextual. Lo dicho durante la conferencia es dicho en su papel de investigadora en una experiencia de veinte años en educación intercultural en el mundo indígena, primero de Chiapas, luego de Oaxaca y otros estados, entre quienes se ha formado la Red de Educación Inductiva Intercultural.

La perspectiva de la presentación la hace desde lo que se genera desde abajo con la participación de los pueblos y lo que se diseña desde arriba, normalmente por hacedores de políticas públicas; así pues, la plática fue un ejercicio de ir y venir entre estos dos modos de hacer visibilizando la confrontación ético-política que la hace.

Una primera cosa que aparece con fuerza es la territorialidad como un aspecto fundamental en este análisis. Bartomeu Meliá, en su reciente texto titulado “El buen vivir se aprende” habla del apyka, el banco ceremonial de los Guaraníes y del territorio en general, como el cutura-torio, sin ese banco, sin el territorio “… no hay posibilidad de ser persona”. Bertely habla de la “alfabetización territorial”, como algo que supone el arraigo como parte de la modernidad indígena, como la posibilidad de tener control de los modos de producción con la madre naturaleza. El concepto de “modernidad indígena” lo toma prestado de Silvia Rivera Cusicanqui, quien habla de ella como algo que implica el control directo sobre los espacios comunes y el territorio y el territorio como medios de producción no sólo simbólicos, sino materiales también. Bertely afirma que en México, la educación básica no tiene nada que ver con el territorio. Pareciera que su propósito al vitalizar las comunidades es simplemente recrear “el buen salvaje”.

Para comprender esto ayuda entrar al análisis de las diferentes reformas y, con particular interés, la educativa. En cuanto a las mediciones, lo único que afirma es que no miden la educación sino la escolarización y, la escolarización, no es otra cosa que la colonización del saber. La reforma y el sistema educativo y de medición son propuestas que privilegian la estandarización, no la diversidad, esto es así porque responde a estructuras de poder. La alfabetización territorial responde a lo propio de cada lugar.

Por otro lado, la Reforma Educativa no es una reforma de índole pedagógica, sino una de índole laboral: establece regulaciones laborales por conducto de una evaluación docente subordinada al cumplimiento de estándares internacionales y nacionales, sin considerar la participación en redes y comunidades del docente.

Son programas educativos que no rompen con el ciclo de la pobreza y que generan procesos de aculturación imperfectos que se traducen en conflictos intergeneracionales. Son pedagogías impertinentes contra la comunidad que promueven el abandono y la pérdida de arraigo.

Muchas gracias a la Dra Bertely.

Departamento de Psicología, Educación y Salud (DPES), una oportunidad

thumb_pecari

Bienvenidos a DEPES…

El ITESO, sus autoridades, después de una amplia consulta han decidido crear el DPES, que reúne al Departamento de Educación y al de Salud, Psicología y Comunidad. Antes de hacerme cargo de la conducción del Departamento quiero agradecer al Departamento de Educación la convivencia de los últimos meses, fue muy cálida y cuestionadora. También al Departamento de Salud, Psicología y Comunidad, quienes hace un par de lunes me recibieron con mucho entusiasmo.

Al correr por los pasillos la noticia de la unión de los departamentos, fue apareciendo también la pregunta por el proyecto. Pregunta que por una parte es indispensable y por la otra sin respuesta inmediata.

La decisión nos coloca a todos los miembros de ambos departamentos en la tarea de construir un proyecto conjunto. Un dato interesante es que los equipos de estos dos departamentos no estamos alejados. El Centro Polanco es una entidad que permanece por la colaboración conjunta; el Doctorado Interinstitucional en Educación tiene participación de los profesores de ambos departamentos, estamos metidos en el empeño de proponer maestrías conjuntas, y algunas otras cosas que hacemos juntos. Aun así, el proyecto no está, y es exactamente lo que nos toca hacer o, dicho de mejor manera, tenemos la oportunidad de crear un nuevo departamento universitario.

Cuando empezó a correr por los pasillos del ITESO la idea de la unión de estos dos departamentos, el de Psicología, Salud y Comunidad y el de Educación (al fin sin valores), recordé un mito del amazonas donde aparece un lince y cerveza de mandioca que es sangre creía haberle leído a Levy Strauss. Hace poco, le platiqué este recuerdo a Álvaro Ochoa, excelente buscador en la Red, y me llevó al libro de Aparecida Vilaça titulado “Enemigos extraños” con el mensaje de que no era lince, sino jaguar, tampoco Strauss sino Vilaça (después recordé que en realidad se lo había leído a Viveiros de Castro).

Vilaça nos cuenta en su libro que (me permitiré hacer dos citas de buen tamaño, dos citas que se explicarán por sí mismas), cuenta, pues:

“Los seres humanos (Wari) dotados de lo suyo -despliegan típicamente un comportamiento humano: hacen casas, tienen familias, duermen en camas, cuecen su comida y cosas por el estilo. La diferencia entre estos seres reside, no en una cultura específica, sino en sus cuerpos, como bien observa Viveiros de Castro en su análisis del perspectivismo amerindio. Según Viveiros de Castro, para muchas personas amerindias “el mundo está habitado por diferentes tipos de sujetos o personas, humanos y no-humanos, quienes aprehenden la realidad desde distintos puntos de vista” relacionados con sus cuerpos…”

“El jaguar -que se ve a sí mismo como un humano, Wari’– bebe cerveza de maíz (otros dicen mandioca) como el Wari’. Sin embargo, mientras el Wari’ ve su cerveza de maíz como una bebida hecha de maíz, para el jaguar esa cerveza es sangre, de la misma manera que para el tapir, esa cerveza es el lodo que se encuentra en las riveras de los ríos. El Wari’ sabe que el jaguar mata a su presa con su cuerpo y sus dientes y que se come la presa que mata. Pero para el Jaguar, o mejor dicho, desde el punto de vista del jaguar (ese que sólo el chamán puede comprender), dispara a su presa como un Wari’ mata a un animal de caza o enemigo, lo lleva a su casa y lo pone en manos de su mujer, quien cocina la carne usando fuego. Para el Wari’ uno de los principales factores que definen la especificidad corporal (ya sea del individuo o de la especie) es la dieta. Ellos dicen: nosotros somos Wari’, comemos larvas, bebemos cerveza de maíz, y así lo demás; el pecarí de labios blancos come frutos; el jaguar come carne cruda… Cuando el chamán quiere cambiar de especie, empieza por acompañar a los animales de la nueva especie y a comer su comida. Sin embargo, mientras la dieta produce identidad, ya que comer la misma comida produce cuerpos similares, compartir la comida es un fuerte indicador de la identidad anterior y aquellos que comen juntos afirman su similaridad” (Aparecida Vilaça 2010. Strange Enemies: Indigenous Agency and Scenes of Encounters in Amazonia. Duke University Press)

Eduardo Viveiros de Castro, en Metafísicas Caníbales añade:

“Si la luna, las serpientes y los jaguares ven a los humanos como tapires o pecarís, es porque ellos, al igual que nosotros, comen tapires y pecarís, alimentos humanos por excelencia. Y no podría ser de otro modo, siendo humanos en su departamento, los no-humanos ven las cosas como las ven los humanos, es decir, como nosotros humanos las vemos en nuestro departamento. Pero las cosas que ellos ven, cuando las ven como nosotros las vemos, son otras: lo que para nosotros es sangre, para los jaguares es cerveza, lo que para las almas de los muertos es un cadáver podrido, para nosotros es mandioca fermentada; lo que nosotros vemos como un charco de barro, para los tapires es una casa ceremonial…”

“Los animales ven del mismo modo que nosotros cosas diferentes de las que vemos nosotros, porque sus cuerpos son diferentes de los nuestros. no me refiero aquí a las diferencias morfológicas… sino a los efectos que singularizan cada especie de cuerpo, sus fuerzas y sus debilidades: lo que come, su forma de moverse, de comunicarse, donde vive, si es gregario o solitario, tímido o arrogante… La morfología corporal es un signo importante de esas diferencias, a pesar de que puede ser engañosa, porque una figura humana, por ejemplo, puede ocultar un afecto-jaguar. Lo que aquí llamamos el “cuerpo”, entonces, no es una fisiología distintiva o una anatomía característica; es un conjunto de maneras y de modos de ser que constituyen un habitus, un ethos, un ethograma. Entre la subjetividad formal de las almas y la materialidad sustancial de los organismos, está ese plano central que es el cuerpo como haz de afectos y de capacidades, y que está en el origen de las perspectivas…”

Hasta aquí las dos citas… Me pregunto si lo que escribe Viveiros de Castro no es un programa de trabajo para este departamento que se crea hoy. Entocnces me pregunto si la tarea más importante de este departamento consiste en, por una parte, experimentar un modo de ser universitarios más allá de las aparentes fronteras disciplinares, por otro lado intentar una universidad que considere la unidad del ser humano y sus conexiones y por otra parte, esforzarnos por crear una universidad que trasciende el saber racional para descubrir las “Mil Mesetas”, dirían los filósofos del rizoma Deleuze y Guattarí.

No lo sé, pero la mera idea me entusiasma y a eso los invito, más allá del camino de integración que haremos y más allá del trabajo formal de explicitación de los procesos que nos permitan hacer con mayor facilidad lo nuestro. El sentido profundo de este nuevo departamento, que se ha llamado de Psicología, Educación y Salud lo construimos entre todos.

Muchas gracias.

Conversaciones en el ágora

El viernes pasado, 27 de junio, tuvimos una conversación del ágora (en este lugar se colocará la lista de participantes) en el ITESO con varios profesores. En las reuniones anteriores del ágora tuvimos la presentación de profesores y alumnos sobre su modo de entender la vida en la red, la red misma y el aprendizaje en red. Durante estas presentaciones apareció una gran diversidad de perspectivas. No puedo estar de acuerdo con todas; sin embargo, la mera diversidad es una buena ayuda para reflexionar y tomar postura. Algunos de los que estuvimos en esas reuniones (los viajeros frecuentes, dice Gabriela) elaboramos algún objeto (texto, esquema, imagen, etc.) sobre las tensiones que parece haber en esas presentaciones y que convendría conversar, discutir y, quizás, acordar. La conversación tuvo como referente este trabajo previo. En lo que sigue pongo algunos de lo temas que aparecieron durante la conversación y que he reconstruido junto con Liliana y Nilda.

1. En red y en la red. El aprendizaje en red no es una novedad, incluso la vida en red. Si quisiéramos hablar del aprendizaje en red de la manera más breve posible, propondría colocar como sus constitutivos la comunicación y la acción. Dos dos cosas que no suceden en aislamiento. La comunicación siempre implica a otro(s) y el hacer siempre es con las cosas. En algún momento, algún grupo decide algo que nos coloca, a las generaciones futuras, en un ambiente que tiene sus posibilidades y contiene sus restricciones. Vicente Leñero escribió en 1999 la novela “La vida que se va”, me gustó mucho. Tiene la historia múltiple de una persona; es decir, la vida que hubiera sido según los encuentros y decisiones que hubiera tenido a lo largo de su existencia. Es una novela que habla del modo en que lo otros y los otros nos hacen lo que vamos siendo y cómo eso que vamos siendo reconfigura el contexto; siempre haciendo con las cosas y comunicandonos. Es la vida en red, y es donde comprendemos el aprendizaje en red, dicho con la brevedad que contiene equívocos para imaginar detalles.

La red Internet trae configuraciones de mundo diferentes. Una de ellas es la abundancia: de información, de flujos, de conexiones; junto con el gran incremento de la velocidad de las cosas y la facilidad para expresar nuestras cosas en múltiples narrativas. Todo esto junto hace que el nodo central y centralizador que era el profesor, en tanto que poseedor único de un saber, deje de serlo. El acceso a la información sobre las cosas que nos importan tiene ya otros caminos expeditos y que nos llevan a las fuentes originales. De cada uno de nosotros, profesores y alumnos, sigue siendo valiosa la experiencia sedimentada y reflexionada.

2. Ayudar a que otros puedan ir siendo lo que quieren. Un tema frecuente al hablar de educación tiene que ver con la evaluación. Al pensar sobre este tema me doy cuenta de que tenemos un constructo cultural que nos lleva a creer que nuestro saber vale cuando otro dice que ya sabemos, un otro que alguna institución ha dicho, por nombrarlo profesor, que sabe del tema. Este constructo, me parece, es una derivación de la institucionalización de lo educativo; es decir, que mientras las personas se acercaban al ágora (o sus similares a lo largo de la historia) con un interés por aprender, la evaluación no tenía sentido. Esta se instala con cierto sentido al definir como sociedad aquello que todos deben aprender.

La institución educativa y los que en ella participamos, mucho se ha hablado de esto, podemos imaginar otros procesos mediante los cuales cada quien pueda identificar sus gustos, intereses y pasiones, y discernir las acciones que conviene llevar a cabo para aprender lo que quiere; así como ayudar a construir la capacidad para discernir lo que sé y lo que me hace falta para llegar a donde quiero llegar, sabiendo que los caminos que se recorren normalmente no tienen fin.  BUeno, pues la Red Internet amplía de manera antes no imaginada las posibilidades de aprender cualquier cosa, y esto me hace pensar que es buen momento para reforzar la idea de diseñar escenarios educativos para ayudar a las personas a ir siendo lo que quieren. Desde esta perspectiva, “aprender a aprender y aprender a aprender en la red” siendo una competencia fundamental, se funden en una sola realidad cotidiana donde la expresión del y reflexión sobre, el Ambiente Personal de Aprendizaje (APA o PLE por sus siglas en inglés) cobra gran importancia en tanto que se constituye en la referencia clave para el aprendizaje continuo a lo largo de toda la vida.
Tratamos otros temas. Estos me parecieron muy relevantes. El ágora sigue en conversación y traeré algunas otras cosas.

Conversación sobre los MOOC y las universidades Iberoamericanas

 

 

El martes pasado, en el marco del III encuentro de Rectores Universia Río 2014, tuvimos un “webinar” sobre “los MOOCs y las universidades iberoamericanas” en el que participamos Diego Leal, Pedro Pernias, Tomás Jiménez y yo mismo. La conversación se encuentra aquí:

 
[youtube http://www.youtube.com/watch?v=amx2f70NrE0]

 

Diseño de situaciones de aprendizaje en red y en la red (primavera 2014)

Hace cinco semanas iniciamos la experiencia para el Diseño de Situaciones de Aprendizaje en Red y en la Red (DARR). Es una experiencia en la que iniciamos una búsqueda sobre el aprendizaje en red y en la red que nos ayude a imaginarnos mediaciones para el aprendizaje en el futuro próximo. La experiencia la iniciamos con tres “marcos” mínimos de referencia: el primero contiene algunas propuestas experimentales en la red, hechas en cualquier lugar del mundo, que nos ayudan a imaginar cursos de acción iniciales (toda la información se encuentra en la página del sitio). En el segundo trabajamos la noción del aprendizaje según la metáfora de la acumulación, la participación y la creación del conocimiento. En este último, incluimos el tema de las conexiones para el aprendizaje. El tercer marco parte de la idea de “aprender en red” que hemos ido trabajando con las ideas de varias personas con quienes estamos en deuda por lo que han hecho y pensado.

Cada quien hace una propuesta para trabajar con sus alumnos. Conversamos sobre estas propuestas, ya sea en las sesiones sincrónicas que tenemos semanalmente o en un grupo en Facebook que abrimos para este propósito y al que cualquier otra persona puede entrar y conversar.

Las propuestas son muy interesantes y, a través de las conversaciones que hemos tenido, cada quien las ha ido puliendo. Al mismo tiempo, estas propuestas, ya sea por lo conversado, ya por lo que sucede al ponerla en práctica, nos ha ayudado a describir el lugar en el que estamos y un camino inicial y tentativo de por dónde convendría seguir experimentando.

Los invito a conocer estas propuestas. En el sitio de DARR se encuentran todas las ligas necesarias para conocer todo lo que hemos hecho aquí, y que ha sido compartido por cada participante. Son muchas las pregunta que nos hemos hecho en este viaje: ¿qué significa descentrar la red que se establece entre los participantes del aprendizaje? ¿Es necesario responder a todos, todo lo que dicen? ¿cómo atender ahora las interpretaciones erróneas de los alumnos? ¿qué hacemos con tanta información? ¿qué cosas son las que tengo que hacer para dejar el control de lo que sucede? ¿cuántas herramientas saben nuestros alumnos? ¿qué pasa si les pido que hagan algo que no sé si lo sepan hacer? ¿cómo podemos tejer una red de relaciones? ¿como animar los intereses de mis alumnos? ¿qué y cómo evaluar?

Claro que ninguna de estas preguntas tiene una respuesta definitiva, hemos hecho aproximaciones, muchas de estas aproximaciones nos han gustado, el recorrido está en el sitio de DARR. Lo que sí podemos afirmar con gran entusiasmo es que los recorridos de nuestros alumnos frente a estas propuestas nos han sorprendido gratamente. Toman el control de lo suyo y lo llevan a buen término como si eso fuera a lo que estamos acostumbrados. Estamos agradecidos con ellos. Entre las preguntas, lo conversado y lo hecho por los alumnos, aparece un entramado con miles de detalles, en un trabajo muy laborioso, de alguna manera compartido, colectivo y anónimo, de gran fuerza constructiva; que me recuerda el Santuario de Atotonilco en Guanajuato:
Santuario de Atotonilco Guanajuato
El sitio de DARR: http://darr.academia.iteso.mx/

 

Conversación sobre Aprender en red

Del miércoles 26 al día de hoy, viernes 28 de febrero se llevó a cabo en el ITESO el Simposium de Educación con el tema “Educar para habitar el siglo XXI”. La sesión final de cierre del congreso la dedicamos a tener una conversación sobre el tema de “el aprendizaje en red”. Para ello invité a todos aquellos que vinieron al Simposio a presentar algo relacionado con este tema; así como al equipo del Centro de Aprendizaje en Red del ITESO. Las personas que nos acompañaron en esta conversación fueron (orden alfabético): Edgar Altamirano Carmona, Nilda Córdoba Maldonado,  Liliana García Ruvalcaba, Maricela Larios Torres, Jorge Enrique López Campos, Pedro Mayoral Valdivia, Gabriela Ortiz Michel y Cristóbal Suárez Guerrero.

Logo SE

Para dar inicio leí un breve texto para dar cuenta del marco en el que parece inscribirse el tema en cuestión, mismo que transcribo a continuación:

El pensador francés Michel Serres habla de la red como un macrobio, un artefacto creado por los humanos, que es del tamaño del mundo, con agencia propia y capaz de modificar la idea de localización geográfica, esto último significa que cuando alguien me pregunta dónde te puedo encontrar, ya no doy la dirección de mi casa o trabajo, tampoco el teléfono fijo de estos lugares, sino mi correo electrónico o mi número de celular o móvil. La red es, pues un macrobio que va almacenando el saber de la humanidad entendido como aquellas narrativas que vamos construyendo cada uno de nosotros y entre todos y para las que empleamos las tecnologías digitales. Es un macrobio que provoca la inteligencia y la coloca en otro nivel porque, de alguna manera, reduce la necesidad de utilizar lo que los clásicos llamaban las facultades de la inteligencia: la memoria, la razón y la imaginación… ¡hemos perdido la cabeza! afirma Serres en la conferencia que tituló “Las nuevas tecnologías: la revolución cultural y cognitiva”, la hemos perdido dentro del ordenador, la hemos perdido porque en la red, el macrobio ese, está la memoria, la imaginación y las funciones racionales. Entonces, se pregunta ¿qué es lo que nos queda? a lo que responde que estamos obligados a ser inteligentes, es decir, que al distanciarnos de la memoria, de la razón y de la imaginación lo que nos queda es la invención, y parte de la tarea consiste en inventar los nuevos caminos de la humanidad.

Por otra parte, Manuel Castells, en su libro Comunicación y Poder de 2009 explica que esta misma red nos ha cambiado la noción de tiempo y espacio y, con ello, la experiencia vivida de estas dos dimensiones fundamentales de la vida: pasamos a vivir de un tiempo secuencial a un tiempo simultáneo y de un espacio de lugares a un espacio de flujos; además de esto hace un fuerte énfasis en los nuevos sistemas de autocomunicación de masas que suceden en y con la red, al mismo tiempo que alerta contra las grandes corporaciones de la comunicación, mercado y finanzas que buscan a través de las redes modificar y hasta manipular nuestras mentes.

Frente a este escenario, Stephen Downes, en su Introducción al conocimiento conectivo propone un modo de aprender en la red que es a la vez un modo de aprender en red. Su propuesta consiste en la búsqueda implacable de la autonomía de cada uno de nosotros y, para ello, sugiere un aprendizaje en medios abiertos con interacciones y conexiones lo más amplias posible y atendiendo la diversidad de perspectivas, opiniones, situaciones y cultura en nuestras reflexiones para lograr una postura personal.

Cristóbal Suárez, aquí presente, nos invita a pensar en aquello que la pedagogía aporta a los entornos de comunicación que surgen en la Internet y da cuenta de la estructura de colaboración que es la red.

En el Centro de Aprendizaje en Red del ITESO insistimos que para imaginar contextos de acción y sistemas de actividad en la red es preciso habitarla; por ello invitamos a vivir experiencias cotidianas en la red como base para poder imaginar entrecruzamientos en ella.

A esto le hemos llamado aprender en la red y en red.

Algunas preguntas que nos ayuden a abrir boca son:

¿En cuántas cosas pensamos cuando hablamos de “aprendizaje en red”?

¿Es algo novedoso o es algo que se hace visible con la red, si lo segundo, por qué se hace visible?

¿Qué características son sustanciales al aprendizaje en red?

¿Cuáles experiencias nuestras dan cuenta del aprendizaje en red?

 __________________

A continuación, cada uno fue tomando la palabra para hablar, desde su experiencia, sobre este tema. Tomé algunas notas que pongo aquí abajo, el video con la conversación completa estará en el sitio de la revista Fronteras Educativas.

Edgar se y nos preguntó por la existencia de un modelo educativo a seguir para después pasar a afirmar que no existe, que todo ha cambiado y que es necesario reinventar la educación toda, los profesores, la universidad y que es una tarea urgente a realizar.

Liliana habló de la necesidad de lograr que cada uno sea movilizado por sus propios intereses para asegurar el logro de la autonomía, que es ahora uno de los principales propósitos de la educación, porque desde la autonomía podrá ser auténtico el encuentro con otros y la expresión propia que hacemos pública como parte de nuestra contribución a y en la red; así pues, definió el proceso de aprendizaje en red como un tejido permanente y cotidiano.

Cristóbal dijo que más que pensar en aprendizaje en red piensa en redes de aprendizaje, es decir, que no basta el dato de la existencia de Internet, sino de la construcción permanente de una red como estructura. Una estructura, dice, que la pienso como ese no-lugar para estar y no estar, una estructura donde se es; es decir, una estructura desde donde podemos ubicar los productos de la red. Es entonces cuando surge la pregunta por las competencias digitales que hacen posible eso; asó como el diseño de la infraestructura para que cada quien pueda incorporarse. Así pues, es fundamental crear redes, hacerlas crecer, cuidarlas y, sobre todo, mimarlas.

Gabriela nos platicó de su experiencia en una red de fotografía donde vió con claridad que las miradas diferentes enriquecen de diversa manera la conversación y ve que el aprendizaje en red implica, al menos, tres cosas: hacerse presente con lo propio para encontrar de manera intencionada a los otros y en la interacción reconocer mi propia voz entre la de los demás.

Para Maricela es importante estar atentos a lo que los otros dicen, pero también, en calidad de profesora, es necesario conocer cómo habitan la red los alumnos, cómo definen sus intereses en un mundo saturado de medios y de información.

Nilda, para hablar del aprendizaje en red, recorre su propia experiencia en diversos tiempos y lugares, nociones que con el tiempo cambiarán, según el decir de autores como Castells y Bauman. En el camino se topa con el texto de Siemens “Conociendo el conocimiento” y a partir de estos autores descubre en su experiencia personal de actuación en la red que se va perfilando un cambio en la forma de generar conocimiento. En este relato nos muestra una búsqueda implacable por aprender a aprender en la red y en red y el descubrimiento de que hay una urgencia en el mundo, que va cambiando a pasos agigantados, por colocarnos en escenarios de innovación para imaginar e inventar el futuro deseable.

Pedro, desde tres experiencias de vida en la red, dos como estudiante y otra más como profesor; así como una larga experiencia de trabajo con niños, nos habla de la importancia de experimentar y ensayar con todas las novedades tecnológicas que van surgiendo para poder identificar cuáles nos pueden ayudar a lo que queremos. Además, anota con insistencia la conveniencia de promover los escenarios lúdicos y de experimentación.

En un ameno relato de su experiencia como aprendiz, Jorge Enrique nos recuerda la importancia de conocer a aquellos que piensan estos temas en estos momentos. Afirma que vivimos conectados, así somos, no podemos ser de otra manera. La red es una estructura tecnológica que nos amplía las posibilidades de conexión más allá de barreras geográficas.

Conversación sobre MOOCs

Hace ya un buen tiempo que no visitaba este lugar, lo he llegado a extrañar, espero seguir aquí con mayor frecuencia.

Ayer estuve participando en una conversación sobre los cursos masivos abiertos en línea (MOOC, por sus siglas en inglés), el propósito consistió en revisitar lo hecho en el campo de los MOOC para imaginar un marco que les de fuerza y camino. La conversación fue organizada y coordinada por Siemens y mi participación fue un tanto periférica: sólo dos de las seis horas que duró. Se tocaron temas que me parecieron importantes, menciono algunos aquí.

El primero de ellos es qué significa “masivo”, tiene que ver con el número de personas que participan en el MOOC o con alguna otra dimensión. La respuesta no es fácil en tanto que probablemente no podemos decir aún que corresponde a un número mayor de tantas personas. sabemos que lo masivo corresponde, más que a un gran número per se, hace referencia a la posibilidad de incluir entre los participantes la diversidad de miradas. Lo masivo es una condición de estos cursos en tanto diversidad: entre más personas participen es mayor la probabilidad de que haya posiciones encontradas respecto de los temas que se tratarán y, la diversidad, según la perspectiva “conectivista” de Downes, es crucial para el aprendizaje en red. Por otra parte, sabemos que habitamos un “mundo pequeño”, donde la distancia entre unos y otros no excede a las seis personas. Este dato nos hace pensar en que en la red que se forma en los MOOC, la emergencia de pequeños grupos sucede según diferentes criterios: los intereses de cada uno, los perfiles de los participantes, el bagaje de ellos, etcétera. La pregunta aquí es ¿sabiendo que hay una tendencia a conectarse entre los parecidos (el fenómeno conocido como “homofilia”) cómo asegurar que la diversidad aparezca en estos grupos? ¿el análisis de los “big data” de los participantes ayudaría a garantizar esta diversidad? ¿Hasta donde es conveniente “intervenir” la red de participantes para asegurar estos elementos? Son preguntas que me parece que aún no tienen respuesta y que determinarán en buena medida el marco para los MOOC.

Otra gran tema que apareció en la conversación es sobre el perfil del aprendiz-participante. El planteamiento inicial de los MOOC parecía asumir que en ellos podía participar nada más aquellas personas con un perfil autogestivo, con claridad sobre lo que buscan y quieren, porque ellas encontrarán la manera de hacer las conexiones adecuadas a sus propósitos; sin embargo, un planteamiento así no parece propio de la tradición educativa, sino aquel que asume que toda persona tiene la posibilidad de transitar por un MOOC aprendiendo lo que para ella es importante. Entonces la pregunta que aparece es ¿cómo hacer para que toda persona tenga esta posibilidad? Unas respuestas van en la línea de diseñar situaciones para construir la confianza necesaria para “animarse” a dar los primeros pasos, otra se centra en el trabajo sobre las emociones de los participantes como el primer detonador de conexiones, para luego poder trabajar con ciertos contenidos y procesos. La pregunta va derivando hacia la diferencia entre el aprendizaje en entorno presencial y , de alguna manera, tradicional, y el que se logra en un MOOC a distancia,con las tecnologías mediando toda comunicación y producción. Al parecer, una primera manifestación de esta diferencia tiene que ver con la aparente soledad del aprendiz cuando se encuentra frente a su computadora, vamos el momento inicial, que después se supera, pero que define un estado primero que da sentido a lo que sigue; y con ello, todo el cambio que está implicado en la modificación material que repercute en la construcción del marco socio-cultural en el que se inscriben estas nuevas prácticas. Nos preguntamos si el tiempo es lo único que se necesita para adecuar todas estas transformaciones sabemos que es un factor importante, sin embargo, el cambio es radical y nos lleva a pensar de manera diferente. Un ejemplo de ello tiene que ver con la noción de los cercanos, donde toda cercanía implica ya un ejercicio multicultural en donde el diálogo de saberes es necesario para poder seguir construyendo juntos.

Hubo muchos otros temas, modos de abordarlos y perspectivas, quedaron un sinnúmero de preguntas que nos ayudarán a rehacer el marco para la acción en el campo de los diversos MOOC y , particularmente, en aquellos que se centran en la construcción de conexiones como base para el aprendizaje.

Conociendo las conexiones

En el grupo de ExplorArTiC, coordinado por Diego Leal, hemos estado revisando un documento que Stephen Downs escribió en 2006, titulado Introducción al conocimiento conectivo, donde expone su idea sobre este tema. El texto está escrito en numerales; y me hubiera gustado que estuviera escrito según la propuesta de George Landow, quien en sus estudios sobre la narrativa en el “hipertexto” o la “hipermedialidad” afirma que una escritura propia de la red sería escribir en pequeños trozos que fungirían como lemas, y en donde sus conexiones construyen un conjunto de unidades relacionadas, superpuestas, encadenadas, agrupadas;  en fin, me hubiera gustado este esfuerzo porque me parece que es precisamente de lo que habla Downes al hablar del conocimiento conectivo.

Downs busca afirmar que el conocimiento conectivo es un conocimiento diferente al  conocimiento cualitativo y al cuantitativo. Asumo que habla de conocimiento científico. Si eso es cierto, entonces habría que imaginar el método de indagación de este conocimiento que se fundaría en el estudio de las redes.

El conocimiento conectivo, dice, es un fenómeno emergente que resulta de la conexión; y ofrece el ejemplo del efecto dominó, donde el fenómeno emergente depende de las conexiones entre las fichas de dominó; pero también del punto de vista del observador; es decir, que la emergencia es una mera interpretación, como todo lo que sabemos acerca del mundo.

A partir del numeral “k”, titulado “conocimiento social” explica más a qué se refiere cuando habla de conocimiento conectivo. Habla del conocimiento social como un compuesto de historias vividas que dan cuenta del modo de ser de las cosas; es decir, que dan cuenta, si es posible, de los invariantes del mundo: si se siembra en temporal, al cabo de un tiempo habrá cosecha; junto con convenciones sociales del momento, el dinamismo temporal y local (o glocal) de las cosas: y en ese entonces, la cosecha tendrá este costo. Su lectura me evocó los estudios sobre la ingeniería concurrente desarrollada en Alemania, y que habla de proyectos de desarrollo de innovaciones e invenciones que requieren del concurso de un sinnúmero de actores, países, saberes, procesos y maquinarias (hoy en día, prácticamente todos los desarrollos de esta índole implican este tipo de esfuerzos); son proyectos cuyos productos sólo son posibles por la articulación de varios sistemas tecnológicos y saberes ya sea que estén colocados en una persona o en un artefacto previamente desarrollado.

Cuando una persona es capaz de asimilar y enmarcar en una nueva visión del mundo este conocimiento público que se requiere y fluye para la producción de estos desarrollos, es cuando reconocemos al experto. De la misma manera lo es el erudito, dice Downs, cuando ha incorporado el saber cultural de su tiempo. el texto aun no termina…