Enredados

Hace tiempo que en las presentaciones y textos que reviso y escucho sobre redes me encuentro con un gráfico donde aparecen nodos y conexiones entre ellos. Y a partir de estos dos elementos se pueden graficar varios tipos de redes: la red totalmente distribuida, la centralizada y todas las demás que podamos imaginar. Las imágenes me han llamado la atención en tanto que representan un diagrama donde los nodos aparecen equidistantes (o casi) con conexiones que en el grado extremos varían su grosor. Redes simétricas y ordenadas…

Imagen tomada de http://es.wikipedia.org/wiki/Peer-to-peer

 

Y me parece que son representaciones que pueden ayudar en la explicación de alguna propiedad, pero que se alejan demasiado de lo que es una red de humanos y cosas.

Con estas cosas dándome vueltas en la cabeza me topé con el último libro de Ian Hodder, titulado Entangled, Enredados… y habla de un enredamiento que sucede de manera un tanto caótica, no siempre esperada, mucho menos planeada. Un enredamiento que en ocasiones podría parecerse más a un enmarañamiento, ese que produce la morona en el pantalón, o uno que ni siqueira es deseado pero que ha sido impuesto por el poder de otros; en fin, un enredamiento que es producto del hacer con las cosas y que a lo largo del tiempo produce estados enredados irreversibles. Para mostrarlo pone en en enredamiento la dimensión temporal, clave en todo su planteamiento en tanto que los enredamientos dependen de la temporalidad de las cosas.

Ian Hodder es el coordinador de las excavaciones en Çatalhöyük, una ciudad del neolítico situada en Anatolia, Turquía. sin duda, esta experiencia es la que le permite ver la importancia de la dimensión temporal en los enredamientos. Una ciudad donde, dice Hodder, se apacentaron el primer ganado, donde se sembraron y molieron los primeros granos, definieron un modo de vida que pervive. Volveré, yo creo, sobre este libro que me ha gustado mucho; por ahora, me interesa apunta que la perspectiva de Hodder hace posible imaginar las redes y los enredamientos en los que estamos inmersos; unos de los que no podremos ya salir. Redes donde los nodos no pueden aparecen equidistantes, donde la construcción de significados, en las prácticas cotidianas, hacen otros nuevos enredamientos. Unos enredamientos que al mismo tiempo que posibilitan, restringen, son enredamientos con cosas que al mismo tiempo que nos permiten hacer algo nuevo o de manera diferente, también nos restringen en tanto que tenemos que hacer según las condiciones que imponen las mismas cosas.

El libro:

Hodder, I. (2012). Entangled: An Archaeology of the Relationships between Humans and Things (p. 264). Wiley-Blackwell.